jueves, 25 de septiembre de 2008

Enriquezca su vocabulario: "al dorso"




(En la foto, el protagonista de esta historia luce orgulloso su uniforme policial.)




Aquel hombre de campo, prácticamente analfabeto, había estado años como agente en la Comisaría de Villa Intranquila. Por su fisonomía (era un poco bocón) le habían endilgado el apodo Trompa de Pito. Su apellido parece haber sido Villafañe.

TdP era un agente escrupuloso, cumplidor y atento con las personas. Un comisario, atento a sus buenas cualidades, pidió y obtuvo que la Jefatura de Policía del Territorio lo ascendiera a cabo.

Llegado el pliego del ascenso, convocó al ascendido a su oficina, le leyó la resolución, lo felicitó, le estrechó la mano y a continuación le pidió cumplir un requisito para culminar con el trámite:

- Ahora tiene que firmar el pliego del ascenso.- Y como viera que TdP iba a estampar la signatura en cualquier lado, lo previno:

- No, ahí no, hombre. Al dorso! - El flamante cabo miró al comisario con cara de no entender. Entonces este le aclaró:

- Al dorso; quiere decir, atrás.

El cabo firmó (estampando una cruz) en la parte indicada del papel.

Ese domingo le tocaba guardar el orden en un partido entre Defensores y Atlético. Como de costumbre, iba recorriendo la línea tras la cual debía estar el público para no invadir la cancha. Y por si acaso, les avisaba:

- Al dooorso... corriéndose al dorso...

(Autor anónimo, circulación generalizada).

1 comentario:

Valentina dijo...

No puedo creer eso de TdP... ustedes lo inventaron!!